Unas buenas herramientas de escritura marcan la diferencia

BIC ha desarrollado distintos productos que ayudan a los niños a aprender a escribir bien.

Esta gama de herramientas de escritura se ha diseñado específicamente para los niños de entre cuatro y ocho años, por un grupo de expertos en terapia psicomotriz y especialistas en ergonomía, con el fin de facilitar el proceso de aprendizaje de la escritura.

Estos instrumentos de escritura se han desarrollado tras varios estudios y pruebas relativas al diseño y las funciones, practicadas en un gran número de niños.

La función clave es una línea de guía visual que ayuda a colocar los dedos correctamente y permite que los niños comprendan mejor lo que es un buen agarre y lo adopten con más facilidad. La línea de guía visual ayuda a separa los dedos correctamente e impide que los niños crucen el índice con el pulgar. El fuerte contraste de color de la línea de guía también es una forma de comprobación visual rápida.

Una gama apta para niños que escriben con tres dedos (trípode) y para los que escriben con cuatro (cuadrípode). Los niños que escriben con cuatro dedos no siempre encuentran instrumentos de escritura aptos para ellos, a pesar de que su forma de colocar los dedos es absolutamente correcta.

 

Productos aptos para niños diestros y zurdos.

Una forma redonda que no limita la mano y ayuda a mantener una posición flexión-extensión que, a su vez, previene la fatiga muscular.

La punta de los lápices y portaminas de la gama evita que los dedos se aproximen demasiado a la punta de la herramienta de escritura, lo que mejora la visibilidad al escribir.

Con un tamaño más reducido (alrededor de 12 cm) y un diámetro adecuado, este portaminas se ha diseñado para las manos de niños entre cuatro y ocho años, que suelen medir entre 10 y 14,5 cm.

 

Texto revisado por David Boisdevesys, diseñador de producto en BIC y especialista en ergonomía, y Philippe Kostka, especialista en psicomotricidad.

Newsletter: